Noticias
La cura a la mancha blanca
2 years, 9 months ago Posted in: Noticias Comentarios desactivados

MIREYA DELGADO. DIARIO DEL YAQUI... Esta podría ser una gran solución para miles de acuicultores en el país dedicados a la producción de camarón de granja

Como parte de la investigación enfocada a reducir riesgos en la acuacultura por el Síndrome de la Mancha Blanca (WSSV, por sus siglas en inglés), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) ha desarrollado una vacuna basada en la tecnología del ARN, con lo se pretende en unos años más prevenir la enfermedad que ha dejado pérdidas millonarias a la industria acuícola.

La investigación de dicho tratamiento antiviral se ha logrado trabajando en conjunto con el Gobierno Federal a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) y los Comités de Sanidad Acuícola de estados como Sonora, Sinaloa y Baja California.

De lograr cristalizar la cura contra esta enfermedad, que tan solo el año pasado significó en Sonora-primer productor nacional de camarón de cultivo—la pérdida de alrededor de 7,500 empleos directos en la Costa de Hermosillo y de unos 150 millones de dólares, sería una gran solución para la industria camaronícola.

Ricardo Pérez Enríquez, investigador del CIBNOR con sede en La Paz, Baja California, detalló que a la par a este proyecto, están promoviendo prácticas de manejo en disminución de riesgos que contienen una serie de medidas como la realización de un vacío sanitario donde todas las granjas del noroeste deben secarse de manera simultánea para evitar o disminuir la carga del virus en el ambiente.

‘En algunos otros países se ha disminuido la carga en los estanques, es decir, cultivar menos camarones por metro cuadrado, pero más allá de eso hay que intensificar la cultura en la bioseguridad', apuntó.

Por lo pronto, mientras la investigación continúa, dijo, las personas que manejan las granjas deben tener una mejor preparación en las medidas de limpieza que hay que llevar a cabo,' se puede tener un ambiente mucho más limpio ya que es un reto enorme el que tenemos ya que el virus difícilmente se va a poder erradicar por que es capaz de vivir en otros organismos de la vida silvestre'.

Itson aporta investigación A la par con los estudios del CIBNOR para lograr la vacuna contra este patógeno, la Secretaría de agricultura está impulsando el desarrollo de un estudio de producción y formulación de un nuevo antígeno, encabezada por el Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON).

Este esfuerzo forma parte del programa de Innovación y Transferencia de Tecnología que opera Fundación Produce, que el 2011 designó un presupuesto de 9.8 millones de pesos para beneficio del sector pesquero y acuícola, apoyando este año 16 proyectos de investigación enfocados a especies como: camarón, cangrejo araña y cangrejo limón, totoaba, pepino de mar, ostión, curvina y jurel.

La investigación contra mancha blanca que desarrolla el Instituto Tecnológico de Sonora, cuenta con 595 mil pesos de apoyo federal para estudiar la producción y formulación del péptido VP-28 y su evaluación como vacuna para el camarón blanco, así como el protocolo de administración del antígeno y seguimiento de su potencial en granjas camaronícolas.

Pérdidas millonarias El síndrome de la mancha blanca es una enfermedad viral que afecta al cultivo de camarón, fue detectada por primera vez en 1992 en Taiwán y se extendió a Japón, Indonesia, Tailandia, Malasia e India. Tres días después de la aparición de los primeros signos clínicos puede causar hasta 100 por ciento de mortalidad en estanques infectados.

Por el momento, no existe una cura para esta enfermedad, sin embargo, es controlable a través de medidas sanitarias y el esfuerzo coordinado de los productores acuícolas y en la región, donde Sonora se mantiene como el primer productor nacional de camarón de granja.

El 3 de octubre pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un documento que detalla el acuerdo para establecer medidas sanitarias con el fin de reducir los factores de riesgo en la producción de camarón, asociados a la enfermedad de la mancha blanca en los estados de Baja California Sur, Nayarit, Sinaloa y Sonora.

El informe, elaborado por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), pretende aportar una serie de medidas de control que ayuden a reducir los riesgos de que los camarones de cultivo se infecten con la mancha blanca.

El Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sonora (COSAES) estima que el 2011, el virus de la mancha blanca causó la pérdida de alrededor de 7,500 empleos directos en la Costa de Hermosillo y de unos 150 millones de dólares.

Síntomas de la enfermedad En 1999 se registró por primera vez en México un nuevo virus, el del síndrome de la Mancha Blanca (WSSV), el cual provoca depósitos anormales de calcio en la epidermis cuticular del marisco, causa mortalidad de hasta cien por ciento del producto, y es letal para varias clases de camarón en Asia y América, incluso las especies mexicanas azul y blanco.

El virus del síndrome de la Mancha Blanca ataca varios órganos vitales del camarón como son branquias, estómago, glándula antenal y epidermis, entre otros.

En la epidermis, la muerte celular provoca que las sales de calcio que forman la cutícula se depositen de forma anormal y en consecuencia, la pérdida de la función de este órgano, lo que afecta el metabolismo del animal. A la espera de resultados.

Hasta ahora, los resultados obtenidos por el CIBNOR han sido presentados a los comités de sanidad acuícola de los estados del noroeste del país. Además esta biotecnológica se pretende aplicar en los sistemas de engorda de camarón blanco en la región, porque es ahí donde existe el mayor riegos de infección.

En este momento las medidas sanitarias que se aplican es la evaluación de los crustáceos que vayan a reproducirse con el fin de garantizar que la larva nazca libre de patógenos, para reducir el riesgo de sembrar animales infectados con el virus del síndrome de la Mancha Blanca.

Esta propuesta biotecnológica viene a acompañar otros métodos que han sido evaluados en condiciones experimentales como el uso de la temperatura del agua a 32 grados, y de acuerdo a los resultados, se activa un mecanismo aún desconocido en las células del crustáceo que inhibe la replicación del virus, y aunque el animal está infectado con dicho patógeno, no muere.

Comments are closed.